Liquidación de empresas

La liquidación de empresas hace referencia al cierre de todas las actividades y redistribución de los activos de una empresa entre las personas o bien acreedores a los que se deba dinero, ya que, cuando para la empresa ya no es posible pagar sus obligaciones como deudas, prestados y demás se le considera insolvente.

¿Qué es la liquidación de empresas?

La liquidación de empresas se considera un proceso legal y generalmente suele ocurrir cuando los dueños o administradores de la misma se declaran en quiebra, es decir, que ya no pueden continuar sosteniendo la actividad económica debido a que las pérdidas han superado las ganancias.

Lo que se hace en este tipo de procesos es realizar la venta de todos los activos ya sean físicos o financieros  para poder pagar las deudas pendientes y una vez que se ha concluido con la venta se procede con el cierre oficial de la empresa.

Para llevar a cabo la venta de dichos activos se asignan liquidadores que tienen funciones como:
  • Realizar una determinación y posteriormente informal el balance y los inventarios de la empresa al momento de la liquidación.
  • Llevar a cabo las transacciones necesarias para completar la liquidación.
  • Pagar a los acreedores lo que se debe.
  • Conseguir que se cumpla con los pagos pendientes de la empresa, es decir, las cuentas por cobrar.
  • Representar a la empresa en temas legales relacionados directamente con el proceso de liquidación que enfrenta.
En México existen dos tipos de liquidación de empresas:

Liquidación por insolvencia.

Este tipo de liquidación incluye la existencia de dificultad económica o financiera de la empresa o bien la falta de posibilidad para continuar con el objeto social. Generalmente esta decisión se da a través del acuerdo entre todos los accionistas.

Ya que se ha tomado la decisión internamente se procede a presentar el acta de disolución y liquidación ante el Registro Público de Comercio.

Liquidación voluntaria.

En este caso los acreedores son quienes tienen el poder de iniciar algún proceso legal cuando para la empresa ya no es posible pagar sus deudas y es cuando se le declara como empresa deudora.

La insolvencia se conforma principalmente de dos etapas; la etapa de conciliación y la de quiebra.

Por último y no menos importante recordemos que en enero de 2020 se publicaron nuevas disposiciones relacionadas con la liquidación de empresas.

Se modificaron algunas disposiciones de la Ley General de Sociedades Mercantiles y el principal objetivo de esto fue simplificar el proceso de liquidación de las empresas.

¿Te interesa saber más del tema o necesitas asesoría en el proceso de liquidación de tu empresa?

¡En ALCON podemos ayudarte!

¡Contáctanos!

LinkedIn

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.